Om Vishnupad Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaja

Praṇām-mantra

pūjyaśrīguru-varga-vandita-mahābhāvānvitāyāḥ sadā
paurvāparya-paramparā-prachalita-prājya-pramūrtākṛteḥ
bhakter nirmala-nirjharasya nibhṛtaṁ saṁrakṣakaṁ sādaraṁ
vande śrī-gurudevam ānata-śirā āchārya-varyaṁ nijam

«Postro mi cabeza en eterna reverencia a mi Gurudev, el mejor de los Āchāryas, Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj. Él es el guardián siempre vigilante e incondicional de la corriente de devoción pura cuya forma más alta fluye de nuestra muy adorable Śrī Rupanuga Guru-varga en su dedicación exclusiva a Mahābhāva, Śrīmatī Rādhārāṇī»

prerakaṁ prāchya pāśchātya śiṣyānāṁ bhakti-vartmaṇi
bhakti-nirmalam-ācharyya-swāminaṁ pranamāmy aham

«Ofrezco mi respetuosas obediencias a Swāmī Bhakti Nirmal Āchārya, quien esta enérgicamente inspirando a todos discípulos de Oriente y Occidente en el camino de la devoción pura»

Tratar de describir las glorias ilimitadas de un Vaiṣṇava es una tarea muy desafiante, y debido a que la naturaleza del Gurú está más allá de lo que podemos captar con nuestra inteligencia material y más allá de lo que podemos percibir con nuestros sentidos materiales, hace que la tarea sea aún más difícil. Cualquier persona que desee conocer verdaderamente a Su Divina Gracia, es alentado a acudir directamente a su asociación, ya sea a través de su presencia física, su correspondencia personal, sus audios, o vídeos, conferencias escritas o los devotos que son cercanos y queridos por él.

A continuación presentamos un discurso autobiográfico de Su Divina Gracia Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāja, actual Āchārya y Sevaite del Śrī Chaitanya Saraswat Math.

«… Teníamos una gran familia de unas 150 personas, y cantábamos el Santo Nombre, pero solo en días especiales, la familia no seguía la tradición Gaudiya Vaiṣṇava. Mi padre era un hombre político, no le gustaba la religión. Mi madre era de una familia religiosa, pero no tenía la concepción adecuada.

Recuerdo que cuando tenía unos diez años, me levantaba todos los días muy temprano por la mañana, me ponía un dhoti y me dirigía a nuestro pequeño templo familiar para leer el Śrīmad Bhagavad-gita. A mi padre no le gustaba y castigó a mi madre por esto, pero aun así yo iba allí en secreto.

Luego, después de algunos años, fui a estudiar al colegio y luego a la universidad. Cuando terminé la universidad y aprobé los exámenes de postgrado, comencé a enseñar en la universidad.

Me quedé en la casa paterna, donde se alojaba mi tío, durante unos días, y luego mi tío me consiguió un trabajo en Kolkatta. Él era un comisionado de impuestos sobre la renta en Kolkatta, una persona muy prominente, y conocía al rector de la universidad. Así es como conseguí el trabajo de un profesor a tiempo parcial. Comencé dando conferencias sobre matemáticas y física allí.

A mi tío materno le gustaba decirme que su padre, que es mi abuelo, siempre había querido que fuera abogado o juez, y él me alentó a comenzar a estudiar leyes. Entonces, estudiaba en la noche y enseñaba durante el día, todo en la misma universidad. Estudié de esta manera durante tres años y obtuve el título de LLB (Licenciatura en Derecho), después de lo cual comencé a ejercer como abogado principal en la Corte de Alipore y a veces, en el Tribunal Superior de Kolkata, y también continué dando conferencias en la universidad.

En ese momento yo tenía unos veintisiete años. Mi madre siempre me reprendía y me presionaba para casarme. Todos mis hermanos y primos se habían casado, pero internamente yo ya había decidido que no me casaría. Había visto cuánto sufren las personas en la vida familia, y no quería hacer eso. Pensé: «Yo puedo cuidarme solo, puedo cocinar mi propia comida, entonces, ¿por qué querría ganar dinero con tanto esfuerzo y gastarlo en una dama? ¿Para qué?».

Un día salí de la corte y vi que mi madre no había cocinado para mí. Ella dijo: «Si no te vas a casar, ¿Quién va a cocinar para ti?». Ella me reprendió ese día nuevamente y yo me fui de la casa ese día.

Alquilé una casa cerca de Nabadwip, en Śrīrampur, distrito de Bardhaman. Esa casa está a cinco minutos a pie de la estación de tren de Nabadwip. Hice un gran centro en esa casa, Centro de Entrenamiento para Aspirantes, y tutelé allí en privado. Enseñé a jóvenes (de quince años para graduarse, y otros para postgrado) matemáticas, física, química, gramática inglesa, gramática bengalí, geografía e historia. Hice un tablón de anuncios donde escribí. Se enseñan todas estas asignaturas, y cuando los alumnos vieron el tablón quedaron impresionados: «Oh, un maestro puede enseñar todas las asignaturas. ¡Quiero ir allí!».

Algunas veces algunos chicos y chicas de la universidad vinieron y me preguntaron acerca de mi título. Les dije que tenía una maestría en matemáticas; luego me desafiaron a explicar la gramática inglesa y se las expliqué fácilmente. Así es como comencé a enseñar allí. Dentro de los quince días posteriores a la apertura del centro, ya estaba enseñando a 250 estudiantes. Comenzaba temprano en la mañana, a las 5 a.m. y continuaba hasta tarde en la noche, a las 12 de la media noche. Cobraba 50 rupias por estudiante y gané un montón de dinero en ese entonces. Debido a que tenía un certificado de Licenciatura en Derecho, también ejercía el derecho en el Tribunal de Krsna Nagar de vez en cuando.

Entonces,  paso que una noche no pude dormir. Cuando se me daba un poco de sueño, alguien me llamó: «¡Govinda Mahārāj está solo! Ve y cuídale». Yo estaba pensando y buscando, «¿Quién es Govinda Mahārāj? ¿Quién es él?» No lo sabía… Era como akas dhvani, un sonido proveniente del cielo. Toda la noche ese sonido seguía viniendo.

El día siguiente de esto era domingo. Era un día festivo y no enseñé ese día (algunos estudiantes vinieron, pero los envié de regreso). Nunca me había lavado los dientes afuera de la casa, pero ese día tomé el cepillo de dientes y me fui como estaba, usando un punjabi. Caminé desde Śrīrampur hasta el puente de Gauranga Setu y todo el tiempo estuve pensando: «¿Quién es ese Govinda Mahārāj? ¿Quién es él? ¿Qué fue ese sonido que escuché?» Desde el puente miré las cúpulas del templo y me pregunté: «¿Qué templo es ese? Quiero ir a verlo». Y llegué al templo.

La puerta principal en ese entonces no siempre estaba abierta como ahora, porque en ese momento todos los caminos eran caminos de barro, no había ladrillos ni nada por el estilo, y cuando un automóvil o un tractor pasaban por allí había mucho barro por todas partes. Entonces, estaba sentado junto de la puerta de hierro con la chapa de acero donde está la librería ahora. Estaba sentado y pensando.

Una hora más tarde, un brahmachari salió. Me vio y me preguntó: «¿Quién eres tu?» Le dije que vivía cerca y que era de una ciudad cerca de Calcuta. Me preguntó qué trabajo tenía, y le dije que era un profesor privado y un abogado. Luego se fue.

A continuación, vi un viejo brahmachari, el administrador del templo en ese momento. Había alguien pescando en Govinda Kunda y ese viejo brahmachari se estaba escondiendo para atrapar al pescador. Cogió a ese chico y lo reprendió mucho. Disculpándose y prometiendo no volver a hacerlo, el niño le rogó que le devolviera el gancho…

Luego, a las tres en punto, el primer brahmachari regresó. Más tarde me enteré de que él había venido de Hapaniya Dham. En ese momento nunca había oído hablar de Hapaniya. Se sorprendió al verme de nuevo,

«¡Todavía estás sentado aquí! ¿Has tomado prasadam?»

«¿Qué es el prasadam?»

«¡La comida! Es nuestra comida».

«Oh, nadie me dijo que podría conseguir algo de comida …» Ni siquiera sabía qué era el prasadam, y tenía mucha hambre. Llegué temprano en la mañana, pero ya eran las tres en punto. No había comido nada.

Él me llevó con él. En ese momento, el lugar donde se encontraba el prasadam era el lugar donde ahora se encontraba el almacén de almacenamiento, y había un plato con algo de prasadam guardado para él. Me dio un plato y me puso la mitad de su prasadam. Le dije: «Prabhu, ¡es demasiado menos para ti!» Pero él insistió, y lo hizo. Después de eso él me mostró alrededor y me contó sobre el templo. No había tantos edificios en ese momento: me mostró el templo principal, El Samadhi Mandhir de Śrīla Śrīdhar Mahārāj, y algunos otros edificios.

Después de eso me dijo: «Eres un buen chico educado. ¿Por qué no te quedas aquí, en el templo? No vas a casarte, entonces ¿por qué regresarás a tu casa y serás el tutor de la gente? ¿Ganar el dinero para? Te puedes quedar en el templo

«. Le preguntó al gerente del templo si podía quedarme. Al gerente no le gustó,

«Él es un abogado, ¿qué va a hacer aquí?»

«Oh, él hará algún servicio…»

Finalmente, estuvo de acuerdo: «Está bien, llévalo a Damodar Mahārāj».

Damodar Mahārāj estaba a cargo de la casa de huéspedes y me dio una habitación (era la habitación número 11; ahora es la número 13) y un colchón.

Durante tres o cuatro años permanecí sin una sábana o una almohada; solo tuve ese colchón de coco en el suelo, nada más, y no pedí nada. También me dieron un dhoti.

Así es como me mudé al templo. Después de que me uní, en tres o cuatro días, un devoto me reprendió, «¿Por qué has venido aquí?» «No lo sé». «¿Entonces por qué estás aquí si no lo sabes?» «Quiero hacer algún servicio, quiero quedarme en el templo. Ese brahmachari dijo que podría quedarme aquí. Dijo que podía hacer lo que estaban haciendo». «¿Quién es el Gurú aquí?» «No lo sé». «¿Entonces por qué estás aquí? ¡Ni siquiera sabes el nombre del Gurú aquí!» «Está bien, Prabhu, no lo sé. Dime el nombre del Gurú». Dijo el nombre de Gurudev y recordé ese mensaje del cielo. Me estaba llamando Alguien me estaba enviando a él: «Ese es tu maestro espiritual». Así que, hice lo que me pidieron que hiciera y estaba esperando que Gurudev viniera.

Poco después, tal vez unos días después, Gurudev regresó de su primera gira mundial (era 1992). Todos fueron a pagarle dandavat, yo también fui detrás de todos y pagué mi dandavat. Alguien le dijo: «Este es un chico nuevo», y luego me vio. Dio una clase y estoy allí, siempre detrás. Solo escuché y no hice ninguna pregunta. Me preguntó: «¿Qué servicio estás haciendo?» Le dije que el administrador del Math me envió al campo de cultivos. Gurudev dijo: «Bien. ¿Vas allí solo ahora?» «Sí, voy solo». «¿Conoces toda nuestra tierra?» «Sí. Conozco toda la tierra». Después de que el administrador me acompañó el primer día, no volvió a ir; comprendió que no tenía que supervisarme. «¿Sabes el nombre de los pueblos donde está nuestra tierra?» «Sí, los sé». «Dime los nombres de las aldeas». «Nrisinghajuli y Bonorpukur». Él estaba muy felíz. «¿Sabes el nombre del servidor que vive allí?» Le dije el nombre, y él también estaba muy feliz. Le dijo al administrador del templo: «Cuida a este niño». Después de unos días, Gurudev me dio la iniciación y el nombre Vinod Ranjan Das. Ese día me dieron un dhoti más. Antes de eso llevaba un mes usando el mismo dhoti; cuando iba a descansar por la tarde, lo lavaba y, mientras estaba secando, me puse los pantalones.

Durante dos meses no pude dormir bien, siempre soñé con las matemáticas, la física, escribir en el pizarrón, resolver los problemas. Estaba pensando en mi habitación, mi cama grande, mi almirah, mi gran colchón, mi ventilador, mi maletín, mi maleta, el dinero, todas estas cosas, y un día tiré la llave de mi habitación a Govinda Kunda.

Luego estaban mis ropas. Cuando vi mis pantalones, mi punjabi, volví a recordar mi casa anterior, así que cuando obtuve un dhoti más después de la iniciación decidí quemar mis ropas viejas. No podría pedir una vela o fósforos porque pensarían que estaba fumando, así que esperé. Cuando no había electricidad, alguien me trajo una vela y quemé mi ropa con esa vela.
Así es como, poco a poco, eliminé el ambiente ilusorio.

Todos los días escuchaba a Hari-katha: clase de la mañana, clase de la tarde y clase de la noche, estaría sentado allí. Escuché clases del Chaitanya-bhagavata y Chaitanya-charitamrta con alegría, pero cuando Damodar Mahārāj o algún viejo devoto leyeron el Bhagavatam por la tarde, fue difícil para mí y no pude entenderlo.

… A veces Maya también vendría. Una vez que un hombre vino a mí y me dijo: «¿Por qué viniste al templo a esta edad? ¡Aún puedes casarte, puedes ganar dinero!» Pensé: «No es un hombre simple, está en contra del templo. Se está quedando en el templo pero está difundiendo malas ideas». Siempre estuve observando todo: quién está haciendo y quién está haciendo qué …

Recuerdo que cuando Gurudev acaba de regresar, me preguntó: «¿Quieres quedarte en el templo?»
«Sí.»
«¿A quién adorarás, Gaura o Krishna? ¿Te gusta más el lila de Gaura o Krishna?»
No sabía qué contestar. Sabía algo sobre Gaura y Krishna, así que dije: «Ambos».
«Sí, es la respuesta correcta».
Un día de 1999, fue en la casa de Rama Didi. Gurudev me preguntó: «Vinod, ¿te casarás?»
Me sorprendió: «¿Para qué? No vine al templo a casarme. Vine al templo porque tenía miedo de casarme …»
«Oh, para que no te cases … ¡Entonces puedes tomar sannyas!»
«¿Sannyas? Mañana daré mi respuesta, después de veinticuatro horas …»
Después de veinticuatro horas llegué, pagué mi dandavat y me fui de inmediato. Estaba esperando. Pasaron cuarenta y ocho horas, setenta y dos horas pasaron así. Finalmente, Gurudev dijo: «¡Estás estirando el tiempo pero no estás dando la respuesta!»

Rama Didi, la hermana de Śrīla Śrīdhar Mahārāj, también le dijo a Gurudev: «Ahora tienes que hacer que alguien que sea el Āchārya te persiga». Entonces Gurudev me dijo de inmediato: «Puedes tomar sannyas».

Le dije a Gurudev en ese momento, «Gurudev, puedes decir que me gusta tu cabra. Puedes cortarme la cabeza o la cola, no hay problema. Entonces, cualquier cosa que me digas que haga, estoy de acuerdo. No estoy calificada, pero si crees que califico para sannyas, puedes dárselo «.
Sabes que después de sannyas estuve predicando. Antes de eso, también fui a muchos lugares para la predicación, la recolección. Tomé tanta responsabilidad por eso. «Es un servicio para Gurudev. Si alguien no lo está haciendo, debo hacerlo», ese es mi estado de ánimo. Antes de mí, también predicaban, pero solo iban por una colección de arroz, pero pensé: «¿Por qué ir de casa en casa y recolectar solo uno y dos kilogramos de arroz? Si voy a predicar a otros lugares, entonces habrá más arroz. también ven «.

Cuando llegué a la Matemática, solo 250 personas se unieron al parikrama en ese momento, así que pensé: «Si voy a predicar, la gente debe venir. Es una buena concepción: la concepción de Mahaprabhu, la concepción de Gurudev. Śrīdhar Mahārāj dio Tantos libros, es como la comida para peces: cuando hay comida en un estanque, los peces deben venir «.

… Recuerdo que mi primer servicio de construcción fue el gosala. Era 1993. Anteriormente, era un lugar pequeño y las vacas siempre estaban demasiado llenas allí. Nuestro campo estaba allí, pero no había muro fronterizo. Gurudev me dijo: «Haz este trabajo, es necesario para las vacas», y al mismo tiempo Gurudev también le dijo a Damodar Mahārāj: «No le des dinero. Quiero ver cómo lo arregla». Entonces, tuve que pedir prestado algo de dinero a otros para hacer el muro del límite …

En realidad, sea lo que sea que haya hecho, es la mano de Gurudev, solo soy un instrumento …

Om Vishnupad Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba